La obra póntica

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou




La obra póntica es necesaria para que el delito del genocidio sea mostrado al extranjero. No hay necesidad alguna detener ante la cuestión de la aceptación por parte de Turquía. El Genocidio es un hecho que no está en duda. Es una realidad que otros países necesitan conocer con el fin de notar la diferencia entre el perpetrador y la víctima. Asimismo, la obra póntica tiene que disponer de un alcance internacional y no sólo local. El momento culminante del genocidio no es sólo el aniversario que puede ser degenerado por las peculiaridades de los organizadores. Lo que importa es el desplazamiento de la obra, dado que es lo único que puede tocar a otros pueblos y provocarlos a intervenir contra el verdugo que continúa el genocidio de la memoria. Además, la obra póntica tiene que contar con elementos pónticos, o sea, mantener la lengua y las costumbres vivas. El hecho de que la lengua póntica sigue existiendo incluso después del genocidio, es un ejemplo de resistencia ante la barbarie que quería eliminar todo para que no haya rastro alguno del crimen. Resumiendo, las obras pónticas que hablan del genocidio son aún más significativas para la lucha, ya que es el mismo idioma de la víctima que acusa al verdugo. Así que él sabe que no hemos olvidado y no vamos a parar la lucha, porque pertenece a los Derechos de la Humanidad.







free counters


Opus