El hambre de Mnemósine

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou




Puede que hubieran muerto los niños,
pero Mnemósine
tenía hambre.
Quería comerse el olvido de la sociedad,
que no sabía de dolores,
y murió hinchada.
Tenías en tu interior
las pequeñas que parieron
su propia muerte,
y llorabas a escondidas
porque eras hombre.
Mientras que el reconocimiento aguardaba.







free counters


Opus