15642 - Los jenízaros como prueba de genocidio

N. Lygeros
Traducción al español de Olga Raptopoulou

  • Post Category:Articles

Para todos aquellos que creen que la cuestión de genocidio no tiene sentido para el Helenismo, sería interesante leer meticulosamente unos extractos del inventor de la palabra genocidio, de Raphael Lemkin. Aquellos que aún creen que el imperio otomano era un régimen liberal, se van a sorprender por su calificación en cuanto al reclutamiento de niños cristianos, especialmente hablando de los genízaros. Muchas veces, oímos la frase: cuerpo de élite, designando así los soldados nuevos. Sin embargo, la verdad es mucho más dura, ya que aquí se trata de un acto de barbaridad, o sea de una prueba de genocidio. Por un lado, es una coerción dirigida a eliminar el elemento cristiano en el principio y, por otro lado, es una transformación en una parte hostil, capaz de ayudar en la destrucción de la población cristiana. Muchos tienden a presentarlo como un simple hecho histórico, sin enfatizar su barbaridad. Por lo tanto, es interesante que un científico extranjero pueda analizar mucho más claro los datos durante la ocupación en el pasado. Ciertamente se trata de un intento, por parte del imperio, de asimilar al pueblo esclavizado de manera brutal. Para aquellos que no entienden enseguida qué significa la barbarocracia, es suficiente reflexionar ¿qué podría haber ocurrido, si todos esos niños no se hubieran convertido en jenízaros sino en jóvenes cristianos intrépidos, jóvenes guerrilleros y kleftes? Y para los aún más lentos en comprender, que se pregunten ¿qué habría sucedido, si hubieran secuestrado y reclutado al Theodoros Kolokotronis, el principal héroe nacional griego? Así pues, podrán darse cuenta del fondo geopolítico de dicha barbaridad.

Nature of Genocide- Raphael Lemkin
Transfer of Children
(page 11-12)

The classical example of this type of genocide happened in the European part of Turkey. This was a system of janissaries. The Turkish authorities would carry away the Christians children and try to educate them in military formations in Turkey. Later on, the same children as adult Turkish soldiers were sent to their native lands as supervisory military battalions. Their cruelty to their own parents and former fellow citizens was much higher than the cruelty displayed by the Turks themselves.