988 - Cinco movimientos para un silencio: Finale

N. Lygeros
Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

  • Post Category:Articles

En una pequeña casa, la habitación iluminada con una luz dulce. Vemos allí una sombra acompañada por el silencio. Oímos el sonido del timbre.

Sofía

¡Son ellos!

La silenciosa figura se distancia y vuelve con el grupo.

Marcos

No queríamos molestarle pero teníamos que venir a verle.

Sofía

Habéis hecho muy bien, hijos míos.

Marcos

Queremos que nos ayude.

Sofía, Indicando su silla.

Hace mucho que ya no puedo ayudar a nadie.

La silenciosa figura extiende la mano, toca el hombro de Sofía y deja escapar una sonrisa.
Sin el apoyo del silencio, yo no existiría.

Marcos

No diga eso…Tiempo. Especialmente ahora…

Sofía

¿Por qué ahora?

Juan

Porque tenemos que llevar a cabo una lucha.

Sofía

¿Una lucha?

Lucas

Crear una obra…Silencio.

Sofía

Mi vida toca a su fin.

Ana

Pero su obra tiene que salvarse.

Sofía

Soy la superviviente de un genocidio no reconocido.Tiempo. Mi obra no existe.

Mateo

¡No, no es verdad!

Sofía

Pues sí, me hundo en el olvido y en la indiferencia general. Mientras que los demás negocian el futuro de nuestros hijos con los verdugos del pasado.

Marcos

¡Por eso estamos aquí!

Sofía

Habéis llegado muy tarde, hijos míos.

Marcos

¿Muy tarde?

Sofía

Todos los demás han muerto.Tiempo.Soy la última de los supervivientes. Después de mí, ya nadie podrá acusarles.

Lucas

Recurriremos al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Sofía

Sin documentos no podrán…

Mateo

¡Usted es nuestro documento! A través de usted vive la memoria del genocidio.

Sofía

Vive, sí, como una nota en un réquiem.

Ana, sin poder contenerse más, abraza a Sofía mientras Juan se les acerca.

Juan

Si hubiéramos podido llegar antes…

Sofía

Tenéis que vivir, hijos míos. Muchas personas no conocieron nada más que la muerte.

Marcos

Pero ahora se trata de la invasión del olvido.

SofíaDando un grito.

¡No! El olvido no pasará.

Marcos

Entonces se lo ruego, ¡ayúdenos!

Sofía

¿Qué tengo que hacer?

Lucas

Cuéntenos todos los hechos.

Sofía

Me pedís que reviva la muerte…Silencio.

La silenciosa figura se inclina hacia ella y le susurra una palabra al oído. Los otros esperan su reacción.

Lo haré con una condición.

Mateo

Haremos lo que quiera.

Sofía

Quiero que sigáis esta lucha incluso después de mi muerte.Silencio. Desde hoy seréis mi memoria.

Ana

Usted es nuestra compasión.

Sofía

¿Cuándo queréis que empecemos?

Juan

Lo más pronto posible.

Sofía

Entonces empecemos hoy.

Hace una señal a la silenciosa figura, la cual sale de escena enseguida.

Silencio.
Nadie se atreve a intervenir. Todos esperan su regreso.
Silencio.
La silenciosa figura regresa envuelta por un enorme tejido negro. Lo arrastra con esfuerzo. Todos los demás se levantan. Continúa andando imperturbable y despreocupado. Termina habiendo cubierto toda la escena con esta tela negra.

Sofía

Encima de esta tela están escritos todos los nombres de las víctimas del genocidio. Sólo falta el mío. Tiempo. Tomadlo, de ahora en adelante es vuestro. Lo que os pido es que no nos olvidéis porque sólo somos este negro tejido.

Cada uno, a su vez, levanta la tela. La silenciosa figura avanza y sale de la escena. Anda entre el público. Todo el grupo le sigue tratando con esfuerzo de contener sus lágrimas. Salen de la escena dejando a Sofía sola.

Dios mío, ahora que mi deber se llevó a cabo, llévame contigo.

Inclina la cabeza y cierra los ojos. La silenciosa figura, acompañada por el grupo, regresa y juntos la acuestan en el suelo, cubriéndola con el tejido negro. Todos se arrodillan.

Sombra.

Oscuridad.

Negro.